¿Es correcto tener un noviazgo con una persona que no sea reformada?

Compartir

Buenas noches , me gustaría hacerle una pregunta, si una pareja de novios lleva 3 años de noviazgo pero uno de ellos comienza a conocer la doctrina reformada y el otro continua en el movimiento carismático o pentecostal, ¿es adecuado que ellos continúen con su relación  aun sabiendo que habrá diferencias en su área espiritual ? muchas gracias, espero su respuesta.. 

Mónica



Saludos cordiales.
Gracias por enviarnos su pregunta.
Para iniciar, es necesario observar la idea del noviazgo. Sabemos que la biblia no habla al respecto y que es muy probable que la persona en esa pareja que está conociendo la fe reformada deba comenzar por reformar su idea del noviazgo también; seria bueno que ese miembro de la pareja analice estos asuntos: ¿Como se han conducido esos novios hasta hoy?, ¿Hay cosas no bíblicamente permitidas en ese noviazgo? Quizás haya que preguntarse porqué han permanecido como novios por 3 años. Creemos que es  un tiempo largo para un noviazgo, solo por circunstancias providenciales se prolongaría ese tiempo en el que un par de hermanos que están interesados el uno en el otro y se están conociendo prolongan ese período, porque si la santa providencia no está dando vía libre para pasar al matrimonio es porque esa relación no debe avanzar, quizás deban esperar en el Señor.
 
Luego de mirar ese aspecto fundamental y detectar que todo está en orden y las perspectivas bíblicas (reformadas) del matrimonio le permite a esos dos hermanos continuar, entonces creo que si es posible para esa pareja continuar adelante, el único impedimento que ordena la escritura para la constitución de una pareja al creyente es la incredulidad de la otra persona con la que se va a entrar en relación.
 
Sin embargo a pesar de que creo que sí pueden seguir, deben hacerlo con mucha prudencia puesto que la parte que se está reformando está viviendo grandes transformaciones y seria muy prudente esperar a que esas convicciones que Dios está trayendo a la vida del que se está reformando lleguen a un punto de estabilidad con base en el cual se puedan tomar decisiones tan importantes como el matrimonio, y una vez se lleguen a esas convicciones definitivas ambos deben hablar sobre sus diferencias y establecer acuerdos fundamentales con base a ellas; por ejemplo, si es la mujer la que se está reformando y llega a reformarse en plenitud, ¿ Estaría dispuesta a sujetarse a su esposo en cuanto a ser miembro con él de una iglesia carismática?, ¿Estaría dispuesta a casarse con un hombre que le va a enseñar a sus hijos en el devocional familiar que la salvación se puede perder, que va a invitar a sus hijos a que hablen en lenguas y a que busquen la guía del Espíritu Santo por medio de profecías, que la va a invitar a «hacer guerra espiritual» cuando les venga la adversidad? Ella debe sopesar muy bien estas circunstancias antes de decir «acepto casarme contigo», ¿Es capaz de soportar todo eso?
 
Francamente hablando creo que para una pareja así la única posibilidad viable es que el otro llegue también  a ser reformado, aunque técnicamente hablando ambos pueden seguir siendo novios y pueden incluso casarse, pero ¿Hay sabiduría en tal cosa?, creo que no.
 
Dios bendiga a tales hermanos y la obra que comenzó en ellos la perfeccione hasta el día de Jesucristo.
Sergio Ruiz
Pastor



2 comentarios

  1. Hola! Me gusto mucho tu blog 🙂 tratas unos temas muy interesantes, y me agrada tu forma de escribir!

    Te invito a pasarte por mi blog:
    arbol-de-amor.blogspot.com.ar
    Para que me digas tu opinión 😀

    Saludos!

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com