Un comentario

  1. Apreciado pastor y compañero, oigo todos sus sermones, que llegan ami, por su apego a los puritanos y oro, con mi esposa, que nuestro Señor bendiga a sus feligreses y sepan apreciar ese glorioso ministerio.
    José

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com